Esto amerita un post aparte

Antes que nada gracias a los que se toman el tiempo de leer este blog, no importa si responden o no, ya solo con saber que leen lo que escribo me alcanza.

Pero más agradezco los que se toman un ratito para escribir unas palabras. No quise “tirarles de las orejas” a nadie por no responder, solamente quería animarlos a que volvieran a compartir mi locura 😉

Nora, haces muy bien en desconectar del mundo al salir del trabajo!

Horacio, debo decir que mi asombro fue mayusculo cuando me enteré (en fcbk) de tus cursos culinarios! Enhorabuena! Y si, las recetas son bienvenidas, pero yo no las exijo porque entre mi abuela Mary, mi suegra y mi marido me “enseñaron” (queda mejor que decir que me tienen prohibido) la divulgación de recetas…en fin.

Ojo, tiene un por qué (lo de mi abuela y mi suegra…porque lo de mi marido es de canuto no más) que explicaré en otro post.

Ahora bien, para agradecer la vuelta al ruedo, de uds como comentaristas (que espero se sume el resto) y mia como humilde escritora, les muestro lo que hice hoy, después de cenar.

Se suponía que eran para el desayuno de mañana…pero con mi marido no les dimos tiempo. 😀

Galletitas enrejadas de hojaldre…mmmmmm….

Besos a todos! Mañana…más y mejor.

Lunes por la tarde

Son las 7 y veinte de la tarde…la perra está ladrando desde hace dos horas reloj (no sé por qué ni a quién ni que quiere..ahora, si lo que busca es la muerte..la va a encontrar…)

Estuvo todo el día lloviendo, ahora que está anocheciendo se asoma alguuuuuuun que otro rayito de sol. Es otoño…y es Galicia.

Sigo buceando en la web, buscando recetas, mirando imagenes de cosas lindas (y ricas).

Estoy medio aburrida. Y medio dormida. Y ojo, no porque no tenga cosas para hacer porque tengo miles…bueh, miles no sé, pero unas cuantas sí. LAvar biberones, planchar ropa, lavar otra poca, ordenar el salón que parece el mercadillo de Padrón (en cada superficie plana hay cúmulos de ropa), pensar qué hacer de cenar, matar a la perra (que sigue ladrando) calmar a mi hija que se acaba de poner a llorar, evitar por todos los medios que mis hijos vuelvan a prender la tele (ya vieron suficiente en lo que va de la tarde), evitar por todos los medios que mis hijos se pongan bordes y empiecen a hacer huevadas que los lleven al castigo (por ahora vamos bien, todavía no sucedieron ninguna de las dos cosas)…o sea, cosas para hacer tengo.

 

 

Somos pocos pero buenos

Veo que han mermado cosiderablemente los visitantes a este blog…no importa..yo escribo igual…alguien lo lee y sino…yo me quedo contenta porque lo conté :p

Desde hace unos días que tengo (otra vez) la fiebre de la repostería. No es que sea un tema pasajero, es que me viene con más fuerza cuando tengo tiempo libre. Y ahora, aunque estoy con Sofi, las mañanas son tranquilas.

Perdí la cuenta de la cantidad de blogs y tiendas on line que visito por día (solo visito porque la cosa no está para andar comprando aquí y allá, vio).

Me vuelvo loca!!! Hay tantísimas cosas para ver, hacer, comprar, recrear, sacar ideas….ya tengo que estrenar mi 3º cuaderno-recetario. Y mi disco duro en cualquier momento entra en coma glucemico por la cantidad de imágenes de dulces, galletitas, tortas y cupcakes que me bajo a diario.

Una de las tortas que me fascinó (pero mal!) es esta:

Tarta de chocolate y caramelo

Me parece espectacular y tiene una pintaaaaaa!!!!!

Si les gustan este tipo de cosas, las webs que más visito actualmente son estas dos:

http://marialunarillos.com/ (de donde es esta tarta)

http://www.objetivocupcake.com/ (in-cre-i-ble!!!!)

Lo bueno es que acá ya estamos en otoño y con el frío se necesitan comidas más calóricas.

Lo malo es que así no voy a bajar más la panza que me quedó del embarazo…pero bueno…tampoco se puede todo en la vida 😉

Hoy qué es…miércoles o jueves?

Debo decir que todavía estoy medio descentrada…no se en qué día vivo (pienso que es un día más de la semana del que realmente es y todo así). La casa es un pequeño-gran quilombo.

Hay ropa por todos lados (en pilitas organizadas, eso sí), juguetes desparramados por doquier y zapatos de todos los miembros de la familia desperdigados por el salón…no sé que pasa….de noche organizarán un zapato party entre elloso…no sé. El caso es que me da muuuuuucha pereza ponerme a ordenar. A la mañana duermo (ja! así el tiempo no rinde, no?) pero yo le hago caso al pediatra de Sofi “duerman y descansen uds” me dijo el otro día…Y como mi hermosa hija después del bibe de las 7-8 de la mañana duerme hasta el mediodía…yo aprovecho y le hago compañía. 😀

De mis hijos mayores se ocupa el papá. Yo la noche anterior dejo preparado mochilas y ropa de cada uno. Y el sr. de la casa se levanta por la mañana y levanta a los nenes, los cambia, les prepara el desayuno y los lleva al cole.

Eso es trabajar en equipo!!! 😉

La verdad es que no me gusta quedarme durmiendo y no despedirlos por la mañana…pero me puede más el sueño.

Igual a los mayores también los disfruto, es mas yo diría que comparto ahora más cosas con ellos que cuando no estaba la hermana. A la plaza ahora los acompaño todos los días (o los saco yo o si van con el abuelo y/o con el padre yo también voy)

Y ayer, cuando me disponía a disfrutar de un rato de soledad en la cocina haciendo algunas formitas con masa y tal…vino Tomás a ver qué estaba haciendo y quiso hacer el también.

El chiquito se nos unió más tarde. Y estuvimos buena parte de la tarde con el asunto de las formitas.

Con las manos en la masa

Después juntamos todo y nos fuimos a la plaza. Antes de entrar en casa dimos una vuelta caminando por la urbanización mientras charlábamos de cosas varias. Volvimos, merendamos y fuimos redondeando el día.

La verdad que así, da gusto.

Al final del día me quedo mirando al rededor y veo el quilombo que reina en el “dulce hogar” pero al mismo tiempo me acuerdo de mi suegro que una vez me dijo que era preferible dedicarle tiempo a mis hijos que estar pendiente de la casa, que las cosas de la casa de podían hacer en otro momento….pero darle atención a los hijos no. …y yo me lo creí de punta a punta y lo cumplo al pie de la letra 😀

La gente me hace reir

Hoy Sofía visitó por primera vez el supermercado. Tenía que comprar solo un par de cosas asique la llevé sin carrito ni mochila, a upa. (en el super tienen los carritos con el asiento para bebés chiquitos…pero a mi me da asquito y no lo uso)
En fin, decía que fuimos por las góndolas buscando el almuerzo y tal.
Me pararon 4 veces para ver a la nena y decirme que era hermosa, que seguramente era chiquita y que la disfrutara que crecían muy rápido.
Por supuesto que yo iba patinando en un mar de babas…obviamente!
Pero como esto siga así me parece que lo mejor va a ser ponerle una cintita roja en la muñeca 😉

Mi marido diría…

“claaaro, si lo hacen en el techo de la Metro Baptist Church es “agricultura urbana”, si lo quiero hacer en el patio de mi casa soy un negro villero…” (y lo peor es que tiene razón…se lo hubiese dicho)

Desde que nos mudamos a esta casa que tenemos la idea de usar una parte del jardín trasero como huerta. Pero no nos decidimos qué parte ni cuánta superficie destinar.

Por eso, hasta ahora, mi querido esposo venía plantando en pequeñas macetas algunas verduras, especias y demás. (zanahorias, lechuga, papas, cebollas, cebollino, ajo, perejil, albahaca…)

Recién entro a Fcbk y veo esto:

Hell’s Kitchen Farm Project es una huerta comunitaria emplazada en la terraza de la Iglesia Metro Baptist en Nueva York, agricultura urbana! + http://www.hellskitchenfarmproject.org

Primero pensé: “mirá que bueno”.

Después pensé: “lo que son las modas, porque en otro momento a quién se le ocurriría hacer esto en pleno NY”

Y por último pensé: “mejor que mi marido no lo veo porque sino…”