El orgullo de una madre

Hoy en el cole fue el festival de carnaval. Cuando me estaba yendo me vino a saludar el profe de gimnasia, con el que ya hablamos varias veces. Es, además de maestro, psicopedagogo…y se nota.

Para las fiestas habíamos estado hablando y nos dijo que entre el cole y casa teníamos que trabajar de manera conjunta para reforzar algunas pautas de comportamiento de Tomás porque era un nene con muchísimo potencial intelectual y la conducta podía interferir.

Le comentamos que ya estábamos en ello y qué estábamos haciendo y tal.

 

Hoy, dos meses después, volvimos a hablar.

“Como cambió Tomas! Sigan así en casa porque el cambio que tuvo fue impresionante.”

Seguimos hablando  y me dijo que es un “chaval increible, con un potencial enorme”. “Apunta a ser el mejor de la clase sin problema”. “En cuanto domine la lecto escritura y demás…no lo para nadie, es impresionante.”

 

Y claro, con todo esto, volví a mi casa más ancha que larga. Con una sonrisa de oreja a oreja sabiendo que ese cabrito que a veces me desespera es MI hijo. Y sí, digo MI bien grande, en contra de la psicología.

 

Anuncios

5 pensamientos en “El orgullo de una madre

  1. Felicitaciones!!!!!!!!!!!!
    Si antes hablaba maravillas de mi nieto imagínense ahora, que está avalado por un profesional. Esto es orgullo dde abuela babosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s