Seguimos adelante

El día de ayer se me hizo eteeeeeeerno. Estaba como atontada, no podía pensar, no pude trabajar y lo poco que hice mi marido me dijo que ni se me ocurriera publicarlo :d

A la mañana hablé con mi mamá, Charlamos como una hora. Después ella se tenía que ir a hacer algunas cosas. A eso de la 1 volvió a conectarse y solo nos saludamos. Me dijo que estaba bien, un poco nerviosa pero dentro de todo tranquila. Que la estaba llamando todo el mundo y eso la ponía contenta…se le notaba.

Nos dijimos “te quiero mucho, después hablamos! un beso”. Y cortamos.

La tarde pasó. Yo traté de dormir un poco pero no pude.

Volví a sentarme delante del ordenador a hacer…nada.

Después llamé a mi hermana para ver a qué hora la habían entrada y todo eso. Me contó todo, me dijo que eran una banda los que estaban reunidos ahí, que todo estaba bien.

Más tarde la encontré a mi suegra en el Skype. Le pregunté cuánto suponía que podía tardar este tipo de operaciones. Me dijo que hasta las 7 seguramente no habría novedades, que me quedara tranquila.

Cenamos.

Cuando terminamos ordené la cocina y mientras limpiaba la mesa me di cuenta que no había prometido nada!!! Cuando lo operaron a mi suegro hice una promesa…y qué podía prometer? Me vino algo a la cabeza y acepté. Cuando terminé de aceptar y hacer un trato remoto con Dios sonó mi movil. Era la llamada perdida de mi hermana.

Me conecté enseguida y la llamé. “Mamá ya salió, ella está re bien” y después me contó todo lo que dijo el médico, con lujo de detalles como suele contar mi hermana.

Se entrecortaba. La p… m…. volvíamos a llamarnos. y así un par de veces.

Mi hermana salió a la calle pero no estaba sola… yo sentí una vocecita y supe de quién era. Un duende de ojos azules. Hablamos un poquito más hasta que mi hermana me preguntó: “y vos cómo estas?” y ahí no aguanté más y la angustia contenida de las últimas horas se tradujo en un llanto sin freno que contagié a la distancia. Terminamos llorando las dos. Mi herman me decía: “no te preocupes que ella va a estar bien, en serio!” Y yo le creía. No lloraba por eso. Era angustia, era catarsis, era…

Ahí el duende de ojos azules nos abrazó a las dos e hicimos un abrazo de 3. Sí, un abrazo de 3. Me reconfortó. No me pude calmar pero me reconfortó. Le dije que se quedara tranquila que estaba bien, que después hablábamos.

 

Según dice el médico, fué lo que esperaban. Que no haya habído sorpresas es bueno.

También dijo lo que ya sabíamos, que acá no se termina todo…hay que seguir. Ahora se decidirá el tratamiento que debe realizar.

 

Como le dije siempre a mi mamá, este es un paso importante para acercarnos al final de todo esto. Vamos bien. Es verdad que queda camino por recorrer pero vamos bien.

Además, con toda esa gente que se interesó: llamados telefónicos, sms, mensajitos, mails. Los que puedieron estar ahí y bancarse la espera. Los que esperaron la hora para llamar y saber el resultado. Todos. A todos y cada uno de uds que nos acompañaron en un día como el de ayer, GRACIAS.

Familia, amigos, cercanos, lejanos…todos. GRACIAS.

Fue (y es) muy importante saber que contamos con todos vosotros.

 

Anuncios

6 pensamientos en “Seguimos adelante

  1. Obviamente, me sumo al GRACIAS!!!
    Gracias a todos los que estuvieron, ya sea en persona o haciéndonos saber que estaban disponibles para cualquier cosa que necesitáramos. Está bueno saber que hay tanta gente cerquita. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s