Ayer, hoy y mañana

Les cuento nuestro finde.

Como los abuelos paternos de las criaturas no están (desconsiderados!!!) nos dejaron a los chicos día y noche los 7 días de la semana…eso no se hace…eso está muy mal.

Pero como todavía seguimos intentando hacer algo para parecer buenos padres…

La semana pasada me enteré que un Kiko Nico viviente iba a estar en el shopping de Coruña “Marineda City” Entonces mi marido y yo organizamos para ir el sábado por la tarde.

Almorzamos y después de comer nos cambiamos y nos fuimos rumbo a la bonita ciudad de Coruña. (80 km ida…..80 km vuelta)

Como nunca habíamos ido y los accesos a Coruña son un caos (sobre todo para los que vamos de vez en cuando) estábamos pendientes de cómo llegar y todo eso.

 

Llegamos, dejamos el coche, y con cara de despistados nos pusimos a mirar dóndo era que estaba Imaginarium. Pero para nuestra suerte estaba en la entrada. Justo lo sacaban a variarse al muñeco y a mis hijos les entró el pánico escénico.

Los dos pusieron cara de susto y no quisieron saber nada. Tomás se escondió atrás del padre y dijo que le daba miedo (Dios)  y Santi dijo que no por imitar al hermano pero lo miraaaaba. Agarramos unos globos y  nos fuimos a recorrer.

Mamá con cara de emoción sin contener, papá con cara de susto al ver la cara de mamá y los nenes con cara de haber salido de un huevo kinder y encontrarse por primera vez en un edificio grande.

Después tomamos un café, luego conocimo los baños y ya después nos volvimos para casa no sin antes inmortalizar mi presencia en el lugar cayendome en la escalera mecánica que estaba parada y húmeda.

Me hice mierda una rodilla y las botas que tenía puestas las raspé todas. Igual, para la mierda que me sostuvieron…si las tenía que tirar por los raspones las tiraba por no haberme sostenido.

Despues nos volvimos a casa con los dos nenes gritando en susu respectivos asientos: “CACA CULO PITO” y así en cadena asi infinita.

La madre y el padre volvimos con un dolor de cabeza insportable y los nenes sin saber por qué nos habíamos ido tan lejos para hacer “eso”.
Y así teminamos el sábado, sin haberlos matado (de milagro), con aspirina de por medio y yo dormida en el sillón cagada de frío…

Hoy domingo nos levanamos tarde, tipo 11. Desayunamos, boludeamos un rato y al mediodía acompañamos a Fer a votar.

Después mi marido preparó la comida (ravioles con salsita) y yo le arreglé el patio a Uma. Almorzmos y acá estamos. A punto de merendar que estan por llegar los tíos con las foto de su boda.

 

Y mañana POR FIN es lunes y los niños de Dios irán de vuelta al cole.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s