Susanita tiene un ratón…

y no es la única…nosotros también.

La otra noche estaba tratando de conciliar el sueño y siento en la pared: “crish, crish, crishhhhh” (o como sea la onomatopeya de un ratón rascando en la pared). El tema es que justo por atrás de casa están haciendo la autovía y se ve que de tanto remover tierra y demoler algún que otro roedor buscó cobijo en las paredes de nuestro edificio.

Ya hace cosa de un año o un poco más, nos pasó lo mismo cuando empezaron con las obras. Y como nuestro edificio no se caracteriza por su buena construcción, es evidente que hay algún lugar que a los pequeños animalitos les resulta de fácil acceso.

Ayer a la noche le digo a Fer: “volviste a escuchar a Ernesto?”

A lo que mi marido contestó: “Quién es Ernesto? No le habrás puesto nombre al ratón?!?!?!?!”

Y si…desde ayer Ernesto es el nombre del ratón que habita en las paredes de nuestro hogar.

Porque imaginense que me escucha algún vecino diciendo: “dale, apurate que estoy escuchando al ratón….debe estar por acá!!!!”

No es lo mismo que escuchar: “dale, apurate que estoy escuchando a Ernesto, debe estar por acá!!!!”

Veremos como sigue esta historia de ratas y ratones. Alguno de los dos bandos será en vencedor…o nosotros porque matamos a los ratones o los ratones porque nos hechan de casa…los mantendré al tanto.

Anuncios

5 pensamientos en “Susanita tiene un ratón…

  1. increible lo que son las coincidencias… del otro lado del Atlantico te cuento que en nuestro hogar tenemos un temita igual. Este no tiene nombre, entiendan que no me
    inspiraba bautizarlo a este “ente” que no me dejó dormir varios dias de mi vida con sus clasicos “crish, crish, crishhhhh” (onomatopeya prestada de Romy;))
    Primero lo sufrí yo con mi aire acondicionado (se metio dentro del mismo y orino…) Si, lindo lugar para hacer pichin… no puedo encender el aire acondicionado frio-calor porque me aromatiza todo el cuarto con una fragancia que no es de lo más agradable. Estoy hablando de algo que lo noté hace ya unos cuantos meses… pero cuando Matias dijo que se dio cuenta de la presencia de un roedor, por el olor… ya salieron a decir…”vos y tus olores” (frase que ya me acostumbré a escuchar hasta el hartazgo) Sin embargo, desde ayer mi familia nuclear: padres y hermana, dejaron de poner en duda mi credibilidad con respecto al tema, porque una vecina de al lado nos adviertio de la presencia de estos animalitos en el interior de su casa.
    Ya estamos mejor, hemos tomado algunos recaudos para combatir a esta especie….aunque lo admito… no será una tarea de lo mas sencilla.
    Espero a la familia Perez Molina se le haga mas sencillo :S
    Le mando un abrazo y un fungicida si pudiera …:D
    PD: te dejé 3 post los has visto? porque uno era viejo y no se si te avisan cuando alguien comenta sobre un post antiguo.

    That´s all, Matias.

  2. Bueno, en la medida que intentemos erradicar un roedor con “fungicida”, creo que la tarea será realmente titánica… eso sí : en caso de morir alguno, seguro que no tendrá “pie de atleta”.

    A Ernesto lo voy a mandar a ver crecer las margaritas desde abajo tal como hice con su predecesor… es cuestión de tiempo de para que se le queme el calzón (“cagar fuego”).

    Que hablando del predecesor… este, ¿Es Ernesto II ó Ernesto 2.0? Tendré que consultarlo con la nomencladora oficial… : o p

  3. Si, Fer!!! jajaja no sé en que estaba pensando Matias cuando creyó viable eliminarlos con un fungicida! 🙂 Mejor pruebo con un rodenticida.

    Uy… ya hubieron las primeras bajas en la familia de Ernesto…? jajaja.
    Creo que al predecesor habria que denominarlo Ernesto II.
    O fue creado por la red de redes? ¿? creo…

    Un abrazo Fer y saludos para el resto de los Perez Molina! (incluida mi prima que no responde mis post)

  4. Que siiii, que leo todos los comentarios que hacen en el blog. Lo que pasa es que contestar todos los comentarios me parece que va a ser medio lioso…pero los leo todos y agradezco que se tomen el tiempo como para contestar y hacer de este blog algo divertido y parte de todos.

    Besos

  5. Suerte con el roedor.
    Nosotros tuvimos uno el año pasado pero por suerte fue en el galponcito, afuera, no adentro de la casa. (No hay ninguna construcción).
    Saqué la bici cuando vino la primavera y el asientito de Connor estaba cubierto de “granitos de arroz” negros.
    Compramos un veneno para ratas, esos que las ratas se comen. Kido encontró el cadáver y se encargó de limpiarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s